fbpx

Noticias

Faltaba poco más de un minuto para que se acabase el partido. Atacaban los Pelicans, pero la bola quedó dividida en la pintura. Boban Marjanovic no dudó en aventurarse al suelo e ir a rescatar el esférico. Cheik Diallo, con la misma intención que el pívot de los 76ers, fue también el parqué, con la mala suerte de atrapar la pierna de Marjanovic y hacer girar su rodilla de un modo muy poco natural.

El feo gesto de su rodilla derecha rápidamente encendió las alarmas. Y más al ver que el gigante no era capaz de levantarse y se retorcía de dolor. Intentó ponerse en pie, pero era imposible. Finalmente tuvo que ser ayudado a salir de la cancha, dejando preocupados a todos sus compañeros.

“Ha sido difícil verle ahí tirado retorciéndose de dolor. Rezo porque esté bien y pueda volver a estar con nosotros lo más pronto posible”, señalaba Tobias Harris. “Lo hizo realmente bien cuando estuvo en cancha”.

Sustituyendo a Embiid

Hasta que se produjo la lesión, Marjanovic había anotado 12 puntos, recogido 10 rebotes y puesto dos tapones. El pívot tenía la misión de cubrir la baja de Joel Embiid, quien se ha perdido los partidos disputados por su equipo tras el All-Star.

Aunque los 76ers fueron capaces de llevarse la victoria por 110-111 ante los Pelicans, el tema principal tras el choque era lo de Marjanovic, quien será sometido las próximas horas a una resonancia magnética para ver el alcance de la lesión.

“Mi cabeza ahora mismo está centrada en Boban”, resaltaba el mismo Brett Brown, técnico de Philly. “Queríamos ganar. Estamos felices por ello, pero uno de nuestros compañeros se lesionó. Es realmente triste ser testigo de algo así”, añadía Ben Simmons.

0
Tu carrito
× ¿Te podemos ayudar?